La paradoja de la minería

Durante los últimos cinco años, la narrativa acerca del sector minero de Bitcoin ha girado increíblemente, de ser una industria terrible que estaba a punto de consumir toda la producción de energía del planeta, al borde de hervir los océanos extinguiendo toda vida sobre la faz de la tierra; a convertirse en un nuevo milagro tecnológico que impulsará la creación de nuevas plantas de generación de energía y equilibrará las redes existentes en todo el mundo, destrabando el problema energético elevándonos a un mundo de abundancia de recursos, e incluso con la capacidad de impulsar la exploración interplanetaria!

¿Cómo pudimos pasar de un escenario tan oscuro a un futuro tan brillante en tan poco tiempo?

Las causas de semejante giro son varias y de diversa índole, pero quizás las más importantes sean la ignorancia y la falta de pericia técnica de aquellos que arrojaron los primeros pronósticos catastróficos, como así también el excesivo optimismo de algunos exacerbados tecnólogos de la actualidad.

Sin conocer en absoluto las dinámicas de la industria minera, algunos periodistas se lanzaron a opinar sobre las implicancias del consumo energético de la minería Bitcoin, realizando cálculos y extrapolaciones totalmente erradas que llevaron a algunos a pronosticar que para el año 2020 la minería consumiría prácticamente toda la energía producida en el planeta!

El tiempo se encargó de probar, no solo que estas predicciones estaban totalmente equivocadas, sino que además, la realidad actual muestra que aún habiendo aumentado notoriamente la capacidad de procesamiento de la red, su consumo eléctrico global no llega ni al 0,1% de la energía producida en el mundo para todo servicio.

Cualquier otra industria intensiva en consumo de electricidad, como por ejemplo la del aluminio, supera a la minería de Bitcoin anualmente en varios órdenes de magnitud. Y si nos enfocamos en el uso energético del complejo militar industrial dichos números se van por las nubes.

Así es que podemos llegar a la conclusión que aquello de que Bitcoin consumiría toda la energía disponible fue una absoluta falacia, muy lejos de toda realidad.

Dicho esto… ¿Cómo llegamos a la idea que se empezó a delinear este último año respecto a que la minería a gran escala puede resultar muy beneficiosa para los sistemas de generación y distribución de energía?

Esta noción empezó a tomar fuerza en la medida que algunos ingenieros y expertos en materia energética comenzaron a interiorizarse de las características únicas que presentan las grandes operaciones de minería en cuanto a potencia demandada y a tiempos de activación y desactivación.
Dado que las plantas de generación de energía requieren, para su normal funcionamiento, de una carga lo más estable posible; y siendo la dinámica de consumo domiciliario e industrial demasiado variable, encontraron en los mineros de Bitcoin a el consumidor ideal, ya que estos requieren de provisión de energía estable durante las 24 hs del día los 365 días del año.
Y no solo eso, sino que además los mineros pueden actuar como compensadores de carga, encendiendo o apagando sus equipos instantáneamente de acuerdo a la demanda fluctuante tanto de la generación como de la demanda, convirtiéndose así en el santo grial para el balance de la red eléctrica en general. Algo que nadie hubiera imaginado hace solo un par de años.

“Los mineros de Bitcoin son el cliente ideal de las generadoras de energía”

Los tecnólogos más osados ya pronostican que las plantas generadoras de energía instalarán sus propias operaciones de minería, ya que estas les permitirían estabilizar notoriamente las redes y al mismo tiempo monetizar como nunca antes los períodos de bajo consumo.
Yendo un poco más hacia el futuro, ven muy probable que los emprendimientos de generación de energías alternativas como la eólica y solar reciban un gran impulso gracias a las inversiones que provendrían de las empresas mineras urgidas de más fuentes de energía al menor costo posible. Esto daría un gran espaldarazo a la creación de nuevas fuentes de energía limpia y sustentable.
Algunos futuristas prevén que dadas las características de la transmisión de nuevos bloques atrevés del espacio interplanetario, no sería viable establecer colonias mineras de BTC en otros planetas ya que no se podría sincronizar a tiempo la cadena de Bitcoin en la tierra, con lo cual se generarían los incentivos necesarios para comenzar de cero una nueva cadena de bloques en otro mundo!

Seguramente el futuro nos sorprenda con algo totalmente diferente a lo que hoy imaginamos, así como nadie pudo avizorar Bitcoin hace solo unas décadas. Pero definitivamente estamos ante el descubrimiento más importante en la historia de la humanidad. Bitcoin.

¡Contáctanos!

¡Hodl!

--

--

--

P2P cryptocurrency trading platform that doesn’t hold funds

Love podcasts or audiobooks? Learn on the go with our new app.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store
Hodl Hodl

Hodl Hodl

P2P cryptocurrency trading platform that doesn’t hold funds

More from Medium

VeCarbon — A Critical First Step To Realising Global Decarbonisation Efforts

Cryptocurrencies Gaining Ground in the Food Industry

Strike Partners With Shopify, Blackhawk, and NCR to Bring Bitcoin Lightning Payments to Merchants

Splash Esports | The Unique Experience